¿Cómo será la publicidad en 2030?

El pasado 29 de octubre la Universidad Cardenal Herrera CEU tuvo a bien invitarme a dar una charla, junto con Gonzalo Figari de D6, para dar nuestra opinión sobre cómo será la publicidad en 2030. Aunque en publicidad pensar en el medio y el largo plazo dista mucho de pensar a 15 años vista, por una vez hice el esfuerzo. Ojalá tuviéramos la visión de Arthur G. Clarke cuando en 1974 describió con gran claridad nuestro presente.

Aquí os dejo mis reflexiones sobre algunas de las claves que modelarán la publicidad en los próximos años.

 

En 2030 ya no quedarán dinosaurios.

Lo primero que hice fue echar la vista atrás para tomar referencia de los cambios producidos en los últimos quince años. Lo primero que me llamó la atención fue la paulatina desaparición de los “grandes” nombres de publicitarios dando paso a una gran atomización de agencias, creativos y profesionales lo que me lleva a pensar que dentro de quince años ya no quedarán dinosaurios vivos. Y no quedarán por falta de adaptación al nuevo escenario, que exige mucho más del trabajo en equipo y colaborativo y deja poco margen a los personalismos. El nuevo escenario publicitario contempla nuevos medios que resultan casi imposibles de dominar, más bien hay que tener una actitud de estar al día que, para las viejas glorias, resulta un esfuerzo titánico inabordable. La cosa ya no va tanto de premios en festivales como de “likes” en las redes.

 

Y decimos «likes» sin tener la certeza de saber qué tipos de plataformas o de redes sociales existirán en 2030. Otra vez, lo mejor es echar la vista atrás en este sentido para ver que, por ejemplo, las exitosas Myspace o Second Life pasaron a mejor vida o que sólo han pasado un puñado de años desde la creación de Facebook o Youtube. Si miráis atrás, veréis que justo hace quince años apareció en escena Adwords, lo que supuso el principio del fin de las campañas de medios tal como las conocíamos, para dar paso a una compleja estructura de caminos para comunicar con las personas. Durante todo este tiempo no han parado de surgir, cada vez a mayor ritmo, nuevas plataformas online. Esto permite aventurar que en 2030 será difícil que las actuales televisiones puedan mantener su modelo de negocio offline, dado que los actuales consumidores de sofá irán desapareciendo, dejando su lugar a consumidores multitasking en una red con infinitas propuestas. Esto supone un riesgo enorme para la industria publicitaria que no es capaz de monetizar adecuadamente la publicidad online.

 

Todo pasa por la relación con las personas.

Ante todo esto, yo afirmaría que la publicidad del futuro pasa impepinablemente por establecer una nueva relación con los usuarios de los nuevos medios. No puede ser que la publicidad siga siendo intrusiva y poco amigable. el usuario cada vez es más exigente y no sólo exige respeto, además va a reclamar y ya está reclamando contenidos que le interesen y que le entretengan. Esto sobre todo lo vemos en las generaciones más jóvenes las cuales reemplazarán en breve al antiguo consumidor de edad más avanzada que aún hoy en día tiene costumbres heredadas de otras épocas.

Empatía es la palabra clave desde mi punto de vista. Se acabó vender los anuncios como si de supositorios se tratara. Ahora el espectador tiene la llave y debe abrirnos la puerta. Para 2030 espero que la industria haya aprendido de sus errores y se presente ante los consumidores como algo amigable. Solamente empatizando tendremos una oportunidad de ser escuchados. Ahí entra de lleno la creatividad que, a mi modo de ver, seguirá siendo el factor clave en este sector.

Un nuevo modelo de negocio para la industria publicitaria.

Pero todo lo anterior no vale para nada si no se crea un nuevo modelo de negocio dentro de un universo gobernado por la gratuidad. Las grandes inversiones de los anunciantes irán disminuyendo y no compensará tanto como hasta ahora la planificación de medios. La industria tendrá que buscar las vías para poder mantener la viabilidad de todo un sector. ¿Cómo hacerlo? si lo supiéramos probablemente estaríamos creando ese sistema y no escribiendo este post.

Y por último pensamos que el mayor cambio vendrá en la contraprestación a los usuarios. Habrá que pensar en compensar a los usuarios por prestar atención y por participar todo en el proceso. Hoy en día ya ha dejado de ser un sujeto pasivo para pasar a compartir y a hablar de tú a tú a las marcas, pero en el futuro, además, es probable que quiera su parte del pastel. 

Artur Sales.
Director Creativo de Èxit-Up.

2019-11-28T16:10:30+00:0023 noviembre, 2015|Creatividad, Estrategia, Èxit, Medios|

Deja tu comentario